Actualidad y divulgación científica. Noticias sobre ciencia, tecnología, salud y medio ambiente.

7.1.14

Radiactividad persiste en la atmósfera derivada de ensayos nucleares

Las partículas radiactivas procedentes de las pruebas nucleares que tuvieron lugar hace décadas aún persisten en la atmósfera superior, sugiere un estudio suizo publicado en la revista Nature Communications. Los isótopos de plutonio y cesio todavía están presentes en concentraciones sorprendentemente altas. En la troposfera (capa inferior de la atmósfera que se encuentra directamente por encima de la superficie de la Tierra de unos 10 km de altura), los isótopos radiactivos son eliminados con bastante rapidez, ya que son arrastrados al unirse a la lluvia o la nieve o caen por gravedad. Sin embargo, en la estratosfera (capa de la atmósfera que se encuentra entre 10 y 50 kilómetros de altura), estos isótopos quedan atrapados y son arrastrados a la troposfera por erupciones volcánicas.
El cesio emite radiación ionizante y puede introducirse en el cuerpo a través de los alimentos, agua potable o al respirar. Se comporta de forma similar al potasio y se distribuye uniformemente en todas las partes del cuerpo. Tiende a concentrarse en los músculos debido a su gran masa molecular.
El plutonio es una de las sustancias más tóxicas para el ser humano. Cuando se inhala o ingiere, irradia a través de los pulmones, huesos y otros órganos. Puede originar cáncer y afecta al sistema inmunológico.
Fuente: nature.com
Vea información sobre el cesio y el plutonio.