Actualidad y divulgación científica. Noticias sobre ciencia, tecnología, salud y medio ambiente.

28.1.14

Estudio analiza pesadillas y malos sueños

Según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Montreal, las pesadillas tienen un mayor impacto emocional que los malos sueños, y el miedo no está siempre presente. De hecho, en su mayoría está ausente en los malos sueños y en una tercera parte de las pesadillas. Lo que se siente, en cambio, es tristeza, confusión, culpa, disgusto, etc.
"La agresión física es el tema que con mayor frecuencia aparece en las pesadillas. Además, las pesadillas se vuelven tan intensas que nos despierta. En los malos sueños, en cambio, aparecen los  conflictos interpersonales", afirman Geneviève Robert y Antonio Zadra, autores del estudio y publicado en la revista Sleep.
"La muerte, los problemas de salud y las amenazas son temas comunes en las pesadillas. En las pesadillas de los hombres aparecen desastres y calamidades, como inundaciones, terremotos y la guerra, mientras que los temas relacionados con los conflictos interpersonales eran dos veces más frecuentes en las pesadillas de las mujeres.
¿Por qué soñamos? ¿Qué son las pesadillas? Estas preguntas siguen sin respuesta. Una hipótesis es que los sueños son una catarsis a las vicisitudes de la vida cotidiana, y otra es que ellos reflejan una alteración del sistema nervioso. Sean lo que sean, la comunidad científica en general, está de acuerdo en que todo el mundo sueña, por lo general durante la etapa del sueño llamado REM, y que la mayoría de la gente pasa de tres a cinco veces por noche. La mayoría de los durmientes se olvidan de sus sueños de inmediato;  Entre un 5 y un 6% de la población afirma tener pesadillas.
El origen de una pesadilla recurrente puede ser un evento traumático. Los soldados, en sus sueños, ven las escenas que les marcaron. El consumo o abstinencia de alcohol o drogas psicotrópicas también pueden explicar la frecuencia o intensidad de las pesadillas.
¿Qué más se puede entender a partir de los sueños? Casi todo. A través de esta investigación, podemos afirmar que los sueños, malos sueños y pesadillas son parte del mismo proceso emocional y neurocognitivo. ¿Cómo y cuál? Queda por determinar, dice el profesor Zadra.
Fuente: http://www.nouvelles.umontreal.ca/