Actualidad y divulgación científica. Noticias sobre ciencia, tecnología, salud y medio ambiente.

14.10.13

Icaria, la isla griega de la longevidad



Los habitantes de esta pequeña isla griega viven una media de 10 años más que el resto de los europeos.
¿Cuál es entonces el secreto de esta larga vida?

Pudiera ser el aire fresco, la amistad, la tranquilidad y la vida de puertas abiertas de sus gentes. O bien los vegetales frescos y la leche de cabra. O tal vez, la terreno montañoso, que hace que sus habitantes estén en forma, subiendo y bajando las pendientes. O incluso la radiación natural de sus rocas graníticas. Pero Stamatis Moraitis, cree saber la respuesta.

"Es el vino", dice, señalando un vaso de tinto  sobre la mesa del comedor. " Es puro, sin aditivos. El vino comercial lleva aditivos y eso no es bueno. El nuestro lo hacemos nosotros y es puro."

Stamatis Moraitis, celebró su 98 cumpleaños el día de año nuevo. El dice que es aún mayor, pero su documento de identidad muestra que nació el 1 de enero de 1915.
Alrededor de su blanqueada casa están sus amados olivos, sus árboles frutales y su viña. Hace unos 700 litros de vino cada año. "¿Se lo bebe ud todo?", le pregunto. "No", dice sorprendido. "Me lo bebo con mis amigos."

El vino, junto a la convivencia diaria con los amigos y la familia han ayudado a la salud de Stamatis. Hace 50 años, cuando vivía en EEUU, fue diagnosticado con cáncer de pulmón terminal y le dieron una expectativa de vida de nueve meses.

"En esa época, eran muy caros los funerales allí," recuerda. " Así que le dije a mi mujer que regresaríamos a Ikaria para ser enterrado con mis padres." Hoy, Stamatis tiene un temblor en el ojo y está plenamente activo. Esta historia siempre la repite y no se cansa de decirlo. "Encontré a mis amigos en el pueblo donde yo nací y comenzamos a beber vino. Pensé, al menos moriré feliz." 

"Cada día nos reuníamos, bebiamos vino y esperaba. El tiempo pasó y me sentía más fuerte. Después de los nueve meses me sentí mejor. Y ahora, 45 años después, todavía sigo aquí"
"hace unos años viajé a EEUU para tratar de encontrar a mis médicos. Pero no puede hallarlos. Todos habían fallecido."





Hay montones de historias como esta en Ikaria. En los últimos años los científicos se han interesado en encontrar la verdadera respuesta.

Ikaria recibe su nombre a Ícaro, en la mitología griega, hijo de Dédalo, quien según la leyenda, cayó al mar cerca de esta isla cuando sus alas de cera se derritieron por volar muy cerca del Sol. Durante siglos, esta isla fue conocida por sus fuentes termales y sus propiedades. 

Recientemente ha sido añadida por el  National Geographic a otros lugares del mundo donde sus habitantes alcanzan una gran longevidad, como Okinawa en japón, Cerdeña en Italia y Loma Linda en California. 

El trabajo más extenso sobre Ikaria ha sido hecho por la Universidad de Atenas, cuyos investigadores estudiaron a los  isleños de más de 65 años.

En promedio, los 8.000 habitantes de la isla viven 10 años más que la mayoría de los europeos y con mejor salud hasta el final de sus días. Hay varios factores significativos que pueden contribuir a esta dilatada vida. Incluso comparado con la dieta típica mediterránea, los icarienses comen mucho pescado y vegetales y relativamente poca cantidad de carne. 




El 60% de las personas de la isla mayores de 90 años están todavía fisicamente activos, comparado con el 20% en cualquier otro lugar. 

En la comida se usa aceite de oliva. Consumen muchos vegetales e infusiones que recolectan de la laderas de las montañas, como menta, tomillo, manzanilla y otras. Además usan la miel recolectada en la propia isla. " Esto lo cura todo," añade Stamatis. 

Estas hierbas medicinales son usadas en todo el mundo como remedios medicinales tradicionales. Son ricos en antioxidantes y contienen diuréticos que pueden contribuir a bajar la tensión arterial. Los científicos creen que hay otros elementos significantes en el estilo de vida.

 Las tasas de fumadores son bajas, echan la siesta,con un estilo de vida pausado, sin estrés, se socializan con frecuencia con amigos y familiares, y beben vino con moderación. Las familias numerosas dan a sus ancianos un importante rol en la sociedad y los niveles de depresión y demencia son bajos.

La Dra. Chistina Chrysohoou, una cardióloga de la Universidad de Atenas, quien ha estudiado a los isleños dice que sufren las mismas enfermedades, como cáncer y problemas cardiacos, pero a edades mucho mayores. 

La media de edad de las enfermedades cardiovasculares es en torno a los 55 a 60 años. En Ikaria se presentan 10 años más tarde. Futuras líneas de investigación abordarán estudios geológicos sobre la presencia natural del elemento químico radiactivo radio y sus efectos sobre el cáncer. Hay también investigaciones genéticas que comparan a los isleños con aquellos que emigraron y ahora llevan otro estilo de vida.

La mesa de la cena está cargada de platos típicos deliciosos. "Solo son aperitivos,", insiste Voula, esposa de George Kassiotis de 102 años de edad, mientras ella enseña su documento de identidad que prueba que nació en 1910 y habla de su juventud. 

En su estantería hay fotos de él durante el calvario griego de 1931. Luchó contra los italianos en Albania durante la segunda guerra mundial y más tarde ayudó a construir la primera carretera sobre la isla antes de jubilarse en 1970. 

" Yo no como alimentos procesados, no fumo y no tengo estrés," dice George. "No me preocupa la muerte, ya que sabemos que a todos nos llegará."

Las generaciones más jóvenes siguen está sana tradición. Nikos Karoutsos, de 50 años de edad, dueño de un hotel, nos invitó a un almuerzo compartido con familiares y amigos, en donde no faltó el vino.

 " Nosotros no tenemos pubs o discotecas," dice, mientras los comensales brindan con vino tinto. " La puerta de mi casa está siempre abierta y no hace falta llamar para preguntar si se puede entrar." Mientras, los adolescentes chatean con sus PCs en Facebook.

Volviendo a la casa de Stamatis, lo dejamos sobre una escalera recogiendo  las aceitunas de sus 200 olivos. " Soy feliz y todavía puedo hacer esto,", dice con una sonrisa. " Me siento más saludable aquí arriba".

Autor: Andrew Bomford
Fuente: http://www.bbc.co.uk/news/magazine-20898379